27 de septiembre de 2014

El otro Dios

Casi que ni parece pero hay otro Dios,
que duerme en otro lado,
que suena a otra cosa,
que ama sin prefijos y llora en voz alta,
que corre para abrazar,
abraza para recibir
y recibe para adoptar,
que espera hiperkinético la luz
antes del fin del mundo,
que juzga la bajeza sin dejar
de acercarse a la miseria.

El otro Dios, el de verdad,
no se llama católico ni evangelista ni mormón,
no tiene tu cara ni la de tu vecino.
Es el otro insondable.
El que está a la puerta y llama.

15/01/2013 

No hay comentarios: