14 de abril de 2013

Simple y poderoso


En la carne más profunda, en la médula de cera,
mi amor simple y poderoso
batalla contra la noche y la retórica de las tinieblas.

Como una sombra de luz que le clava
una daga a mi propia sombra.

La oruga de mis temores entró en el capullo de seda.
La metamorfosis devolvió un buitre.

Ciclos fatales de alma en agonía,
de despertar febril y sediento,
incómodo, ansioso.
Como un electrón que gira sin poder detenerse.

El nombre del Altísimo en mi lengua como un tatuaje.
La Palabra de Vida rodando por mis extremidades,
cayendo sobre mi cuerpo como dulces filatelias.

El hombre que soy y el que desconozco
secuestrando mis miembros continuamente.

No hay comentarios: