26 de noviembre de 2012

Gripe



La miel emplazada
en las paredes blancas,
como un ámbar hecho
con flores, como savia.

De lo alto viene
la bruma, la catarata
que se evapora
y estalla contra el acero,
contra el suelo y las plantas.

Pequeños caminos y texturas
brotan desde la muralla,
ascienden por el filtro sedoso
y terminan en una liana inclinada.

Finalmente cierro el poema
para tomar entre las manos a la taza,
toser sobre un té caliente
y dibujar formas azarosas con la cuchara.

19/07/09