9 de enero de 2012

Dylan Thomas

Oh hazme una máscara y un muro que me oculte de tus espías 
de esos agudos ojos esmaltados y de las garras ostentosas 
de la rebeldía y la violación en los viveros de mi rostro, 
una mordaza de árbol, en silencio golpeado para cubrirme de los desnudos enemigos 
hazme una lengua de bayoneta en esta oración indefensa, 
vuelve mi boca flagrante y que sea una trompeta de mentiras soplada dulcemente, 
dame las facciones de un tonto moldeado en vieja armadura y roble 
para escudar el cerebro brillante y confundir a los indagadores, 
y un dolor viudo manchado de lágrimas caído de las pestañas 
para velar la belladona y hacer que adviertan los ojos secos 
que otros traicionan las quejumbrosas mentiras de sus pérdidas 
con los pliegues de la boca desnuda y la risa solapada.


Oh, make me a mask

No hay comentarios: