30 de noviembre de 2011

Hospitalidad de un cronopio

Una esperanza se hizo una casa y le puso una baldosa que decía: "Bienvenidos los que llegan a este hogar".

Un fama se hizo una casa y no le puso mayormente baldosas.

Un cronopio hizo una casa y siguiendo la costumbre puso en el porche diversas baldosas que compró o hizo fabricar. Las baldosas estaban colocadas de manera que se las pudiera leer en orden. La primera decía: "Bienvenidos los que llegan a este hogar". La segunda decía: "La casa es chica, pero el corazón es grande". La tercera decía: "La presencia del huésped es suave como el césped". La cuarta decía: "Somos pobres de verdad, pero no de voluntad". La quinta decía: "Este cartel anula todos los anteriores. Rajá, perro".

HAGA COMO SI ESTUVIERA EN SU CASA
JULIO CORTÁZAR

No hay comentarios: