27 de enero de 2011

Balsa

Desahuciadas las salvaciones,
vulnerables como puentes de nubes
de papel, alma y agua.
Desperdigadas entre las fobias,
insalubres, llenas de óxido
y estambre o mimbre de Alabama.
 
La pandemia repta con frenesí
y la carne se diseca
en el veneno impronunciable:
semillas de pánico,
gotas del suicidio;
flores del mal y
naranjos inconmovibles.
 
Emulsionadas las salvaciones,
mordisqueadas las esperanzas,
fumigadas las intenciones con napalm
queda sola,
ondulando,
rampante
la fe
como una certeza que no se ve.
 
Hasta las últimas consecuencias.
 
16/05/06

1 comentario:

Terrícola Aterrizando dijo...

pienso justamente en el final: "hasta las últimas consecuencias".

Mi nueva muletilla es la siguiente:
"Cuidado: tengo una fe y sé como usarla"

y ver la fecha me recuerda y me inspira esa fe.