15 de noviembre de 2010

Museo de la belleza VI: CORTÁZAR


Un fama descubrió que la virtud era un microbio redondo y lleno de patas. Instantáneamente dio a beber una gran cucharada de virtud a su suegra. El resultado fue horrible: esta señora renunció a sus comentarios mordaces, fundó un club para la protección de alpinistas extraviados, y en menos de dos meses se condujo de manera tan ejemplar que los defectos de su hija, hasta entonces inadvertidos, pasaron a primer plano con gran sobresalto y estupefacción del fama. No le quedó más remedio que dar una cucharada de virtud a su mujer, la cual lo abandonó esa misma noche por encontrarlo grosero, insignificante, y en un todo diferente de los arquetipos morales que flotaban rutilando ante sus ojos.

El fama lo pensó largamente, y al final se tomó un frasco de virtud. Pero lo mismo sigue viviendo solo y triste. Cuando se cruza en la calle con su suegra o su mujer, ambos se saludan respetuosamente y desde lejos. No se atreven ni siquiera a hablarse, tanta es su respectiva perfección y el miedo que tienen de contaminarse.


LA CUCHARADA ESTRECHA

JULIO FLORENCIO CORTÁZAR

1 comentario:

Terrícola Aterrizando dijo...

Es atropelladoramente mordaz y preciso.

Sin embargo, leerlo es una cucharada de virtud literaria.

La belleza es un metal que mi imán no puede resistir... más que bello cortazar es saludable...

un zoabra amigo!