22 de noviembre de 2010

Duelo

diciembre de 2008



A Ñeca


El cielo se va cerrando
con un peso de quintales
y quintales de noche indómita.
Entre las gotas que perduran
de la lluvia rancia de ayer,
una araña ingenua baila la polka,
salta los pocos centímetros
que representan su borde.

Ruido.
Barrera de chasquidos y televisores,
bocinas, teléfonos rampantes y máquinas de café.
Estática, motores, pasos, trenes interurbanos.

Colores a montones
en anuncios depresivos
o publicidades alienantes.

Puzza di città, fragancia a civilización.

Sentidos henchidos
aunque el alma
se las arregle
para seguir
en silencio.

16/11/10

No hay comentarios: