21 de julio de 2010

«Las señas del tumulto…»

Las señas del tumulto en cada instante de aire.
Las imborrables marcas del rasguño de lo incierto
han ya tatuado como esmeriles mis carnes prófugas.
He sido reducido a cenizas:
como una casa vieja y escondida,
como un bosque acalorado,
como un jarro de flores en el brilloso suelo,
como el sol hecho añicos
entre los dedos de Dios
al final de las eras.

26/11/06

1 comentario:

LoQueSobróDeAnoche dijo...

"Las señas del tumulto en cada instante de aire."

Ese verso me hizo acordar a la peatonal cordobeza, tan llena de personas, de peatones, de rostros, de miradas... tan lleno el lugar de tumulto, tan lleno "en cada intante de aire" que uno pasa desapercibido...
Tanto ruido a tacos chocando con el piso, tanto ruido a vendedores ambulantes, tanto ruido a roce de los cuerpos... que sólo queda la soledad y el silencio...