25 de junio de 2010

Síndrome de Aquiles


Hace unos días supe que una compañera de estudios murió de sobredosis. Ayer me enteré de otro que desapareció hace un año en un accidente automovilístico.

Los poetas siempre usaron la metáfora de las flores, desbocadas de color en un día, marchitas al siguiente. La Biblia utiliza una parecida, pero menos aburguesada: la hierba del campo, que hoy está y mañana desaparece.



In memoriam.



Espera un momento.


Es lo que todos decís.


Det sjunde inseglet
Ingmar Bergman


Tenemos la vida en la sangre,
la fuerza,
la juventud de los mancebos,
el destino de mármol.

Tenemos la voluntad como un torrente,
los úteros nuevos,
el semen de naciones futuras
y la gloria en los ojos.

Un condicional como único parámetro;
un futuro tan largo como el olvido.

La arena ante nosotros,
y nosotros somos nuestras manos.

Hasta que el mar decide
faltarnos el respeto.

24/06/10

4 comentarios:

Yamila Alfonso dijo...

tenemos la vida en la sangre! (que se escuche fuerte)

Lucas dijo...

Jajaja. Viste que, al menos de esa forma, apoyo tu hematoadicción.

:)

Un abrazo, Yam. Se los extraña.

La Pequeña dijo...

jajajaja!!!
Yo hago fuerza sobre el mismo concepto desd acá!jeje

Lu....viste que abajo de esta publicación está justo una publicidad de la "Fastest growing religion"??....justo lo que hablamos hoy!

Lucas dijo...

Rayos...