9 de junio de 2010

À bout de soufflé

Cuando corra me verás
el pecho como un campo arado
y las flores de mi carne reverdeciendo
azules en el pigmento dorado.
Cada músculo será sangre,
y cada nervio energía.
Las extremidades rebotarán
como si fuera el último día,
el aliento definitivo,
el final de la escapada.
Mi espíritu latirá como un reloj, con el reloj,
contra las previsiones científicas y los días feriados.
El suelo será un paraje
para mi seria voluntad de emanciparme,
para la altísima capacidad de mis hombros.

Hombres sabrosos al costado;
detrás un inicio turbio;
adelante la ontología.

Entrada y salida de información salvaje en las ideas.
Entrada.
Salida.

Cuando duerma me verás el alma igualmente agitada.

17/05/10



Pd: Ese título... un honor a los 50 años cumplidos por la película de Godard el otro día. Increíble que con esa precocidad haya parido una poesía en imágenes así de consciente. Y Antípolis es un libro en el que estoy trabajando.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lucas was here:

http://www.youtube.com/watch?v=nUMsoWMAxEc&feature=topvideos

Dami Di Carlo dijo...

Debo ver esa pelicula para entender el poema, jaja. Un abrazo !!!